viernes, 14 de octubre de 2011

Historias Mínimas

Musitando


Quiero decirlo,
aunque las palabras,
me corten los labios y
la sangre me ahogue.
Antes que los sonidos,
se pierdan en los médanos y
las paredes tiemblen de soledad.
Antes, que la gota de lluvia,
socave mi alma y siembre
de penas antiguas mi memoria.
Debo decirlo,
antes que la realidad,
borré tus huellas en la arena.
Antes que el hoy, encienda las alarmas.
Antes, de que me defienda del amor
y asegure que el áspero silencio,
de la casa vacía, es placentero.
Antes que olvide, el calor de un abrazo,
la caricia de un beso.

4 comentarios:

  1. No pueden quedar mudas las palabras hay que decirlas….nunca nos podemos quedar sin decir un te amo, ni olvidar un abrazo… seria triste que se borraran sus huellas en la arena sin haberlas pronunciado…

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. La palabra a tiempo alcanzando al destinatario, para que el embudo del silencio no se la trague. Placentera lectura.
    Un abrazo.


    (Debo decir que un calendario que tienes en tu página nos tira hacia "el pie de página" en cada operación, y dificulta TREMENDAMENTE leer y comentar; presumiendo que casi nadie lo USA, ¿nos ayudarías quitándolo? Por supuesto, sin querer entremeterme en tu blog).

    ResponderEliminar
  3. Hola querida amiga
    Es cierto, hay que decirlo todo... no sirve de nada guardar las palabras, los sentimientos, el llanto, la desesperanza, la alegría... A vece, duelen ciertas verdades pero es mejor a vivir en la mentira.

    Besitos
    pd que bueno lo que te dijo Julio porque pasaba siempre eso, que se hacía lento el poder ubicarse en el blog.

    Gracias por tus hermosasssssssss palabras para las madres. Yo no lo soy y me sentí identificada, todos tenemos a alguien a quien cuidar, es un instinto natural.

    ResponderEliminar
  4. A veces nos demoramos y cuando queremos actuar... Se ha hecho demasiado tarde.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Entradas populares

Gracias por acompañar mis paso,s en esta isla de sueños

Unas veces me siento/ como pobre colina/ y otras como montaña de cumbres repetidas/ unas veces me siento /como un acantilado /y otras como un cielo /azul pero lejano...

De :Mario Benedetti

Follow by Email