lunes, 5 de mayo de 2014

Crónicas
                                                Desinformados
Por Dolores Fernández
24-8-2011
Los medios nos desinforman constantemente. ¿No lo crees?
Es fácil comprobarlo, si cambiamos de canal, de emisora o si por una vez cambiamos de periódico, notarás lo desinformado que estas. Cada uno emite la noticia a piaciere y nosotros dóciles, grabamos en nuestro inconsciente cada palabra. Si a esto, sumás el contenido de los programas de chimentos, la confusión, te lleva de cabeza al psicólogo. No exagero, ya no se habla de amoríos o contratos. Esta semana, no hay videos escandalosos, todos hurgan en el fango del pasado y personalidades ajenas a la farándula se prestan a demonizar a alguna estrella en decadencia.
¿Cuánto durará el circo? ¿O debo llamarlo tribunal? Se intenta juzgar el ayer, el hoy  y el mañana del que salió sorteado. Las cámaras enfocan la basura de tiempos idos.
Si te dedicás a cronometrar los tiempos perdidos en la caja boba o las páginas en blanco, que se ensucian de chimentos o falsas loas, a los defensores de la justicia tan temida. Si lográs, apartarte del facilismo, de la rutina que nos adormece día a día, estoy seguro que estarás de acuerdo conmigo.
Estamos desinformados, tanto, que la desaparición de una nena de 11 años en plena tarde, nos llega breve a través del noticiero. Nos impacta, nos duele. Compartimos el dolor de su madre que llora. Puede ser tu familia, la mía.
La noticia, pasa fugaz, dando lugar a la publicidad de una crema, que borra los años o la memoria, no recuerdo.
Los medios, deberían, mostrarnos cada diez minutos la carita de la nena buscada.   Grabar, en nuestra retina sus rasgos. Pero nuestros pobres ojos están acostumbrados, a ver frivolidades y excesos, tanto, que les cuesta registrar la realidad. La dura realidad que roba a los niños de sus casas. Si esos monstruos, sintieran nuestra mirada en todos los caminos y guaridas, si lográramos infundirles miedo. Si las pantallas de TV y las primeras planas de los diarios, mostrasen las fotos de las víctimas, hasta fijarlas en cada memoria. Si no esperasen, la primera marcha para filmar y entrevistar a los vecinos o el primer mes para reclamar justicia. Si los conductores famosos, entre vanidades y peleas, de aspirantes a llegar a la cima, mostrasen un pantallazo de la triste realidad. Bastaría para que cada uno de nosotros, nos sintamos parte de ese dolor. Uno más, en la terrible espera, pero uno al lado del otro, en la misma búsqueda, en la misma pelea contra el depredador que crece día a día robando y condenando a tantos inocentes.
¿Te das cuenta que tengo razón cuando digo que estamos desinformados?


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Gracias por acompañar mis paso,s en esta isla de sueños

Unas veces me siento/ como pobre colina/ y otras como montaña de cumbres repetidas/ unas veces me siento /como un acantilado /y otras como un cielo /azul pero lejano...

De :Mario Benedetti

Follow by Email