martes, 26 de julio de 2011

Historias Mínimas


                                 La Plaza.





      Hoy inauguré una plaza

      la bauticé tristeza.

                                     

      Voy a volar

      en columpios inmóviles

      a deslizarme por toboganes

      sin memoria.

                                      

       Sueño llegar al cielo

       en sube y baja

       que no baja ni sube.  

                                     

        En el arenero

        levantaré castillos en el aire,

        lastimaré mis manos

        con espinas, que olvidó

        algún santo arrepentido.

                                     

        Sentada en un banco

        esperaré que me crezcan las uñas,    

         para grabar mi nombre en un árbol añoso

         como único testigo de mi paso.

                                       

         Hoy inauguré una plaza. 

                                                  Dolores Fernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Gracias por acompañar mis paso,s en esta isla de sueños

Unas veces me siento/ como pobre colina/ y otras como montaña de cumbres repetidas/ unas veces me siento /como un acantilado /y otras como un cielo /azul pero lejano...

De :Mario Benedetti

Follow by Email