martes, 14 de febrero de 2012

Historias Mínimas

Para los que no festejan...


Musitando
Quiero decirlo,
aunque las palabras,
me corten los labios y
la sangre me ahogue.
Antes que los sonidos,
se pierdan en los médanos y
las paredes tiemblen de soledad.
Antes, que la gota de lluvia,
socave mi alma y siembre
de penas antiguas mi memoria.
Debo decirlo,
antes que la realidad,
borré tus huellas en la arena.
Antes que el hoy,
encienda las alarmas.
Antes, de que me defienda del amor
y asegure que el áspero silencio,
de la casa vacía, es placentero.
Antes que olvide,
el calor de un abrazo,
la caricia de un beso.

Renazco


Renazco,
de profundas heridas.
El dolor late.
Mis manos,
buscan ser alfareras de tu alma.
El agua moldea el futuro,
lenta desgasta la piedra.
El viento lo envuelve todo
y me lleva canturreando
hacia el centro de tu alma.



MEMORIA.

No te amé,
pero sí te recuerdo,
la larga cabellera
tu risa fácil
prolongada en suspiros

Tu cuerpo,
dador de inéditas pasiones
en las tristes tardes del destierro,
solo tú cabalgaste en la nostálgica
memoria de mi sexo.

Solo tu imagen
logró que renaciese
de entre cenizas
como fénix.

De mujeres amadas
no recuerdo sus bocas
pero tu boca carcelera
sí la recuerdo.

2 comentarios:

  1. Conmovedor y real, querida Doloooooooooooo!!! Bellísima manera de sentirlo y de decirlo. Un fuerte abrazo, amiga!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias...que bueno leer tu opinión,alienta a seguir...

    ResponderEliminar

Entradas populares

Gracias por acompañar mis paso,s en esta isla de sueños

Unas veces me siento/ como pobre colina/ y otras como montaña de cumbres repetidas/ unas veces me siento /como un acantilado /y otras como un cielo /azul pero lejano...

De :Mario Benedetti

Follow by Email