sábado, 25 de junio de 2011

Desvelo



¡Ay! si el sol no se marchase

si dejase que el fulgor de sus rayos

alumbrase las sombras de la noche,

que placer engañar a los sentidos,

con los ojos abiertos, beber la vida.


Cuando se aleja el sol

en busca del ocaso,

y la luna se adueña de la noche,

el silencio retumba en mis oídos,

la luz de la luciérnaga enceguece cual faro.

Quiero envolver mi cuerpo

en sábanas de sueño, cerrar los ojos,

no oír el plumaje del ave que regresa a su nido,

ni la gota de lluvia cual torrente,

golpeando mi cabeza.


¡Ay! si el sueño regresase.






Dolores Fernández

1 comentario:

  1. Dolo, Maravillosa manera de expresar ese desvelo.¡Si dan ganas de "desvelarse" para seguir leyéndolo una y otra vez ...! Felicitaciones, amiga, bellísimo poema !!!

    ResponderEliminar

Entradas populares

Gracias por acompañar mis paso,s en esta isla de sueños

Unas veces me siento/ como pobre colina/ y otras como montaña de cumbres repetidas/ unas veces me siento /como un acantilado /y otras como un cielo /azul pero lejano...

De :Mario Benedetti

Follow by Email