sábado, 8 de octubre de 2011

Historias Mínimas

Canchera

Atravesó el espejo y con un guiño,
se acomodó en el brazo del sillón.
Acarició mi hombro suavemente,
sus largos y descarnados dedos
dibujaron destinos voluptuosos,
dijo que no era oscuro el porvenir,
habló de viajes a remotas comarcas,
donde canta el silencio
Sus palabras lograron convencerme,
juró que sus rivales,
le hacían mala prensa.
Reconozco que al verla tan dispuesta,
me ilusionó la idea de partir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Gracias por acompañar mis paso,s en esta isla de sueños

Unas veces me siento/ como pobre colina/ y otras como montaña de cumbres repetidas/ unas veces me siento /como un acantilado /y otras como un cielo /azul pero lejano...

De :Mario Benedetti

Follow by Email