sábado, 29 de marzo de 2014

                                                      Viento del Este.

   Aspiro el  viento del Este, llega envuelto en la humedad del río.
   
   Debo hacer un esfuerzo. Despegar los párpados, mirar el cielo, enfocar la estrella solitaria que brilla  a la izquierda de la Cruz del Sur.
  
  El silencio colma mis oídos. No debo apartar la mirada, el  haz de luz me marcará el camino.
   Ella vendrá a buscarme y el viento del Este aromará a nardos.
                                                                              

                                                                                  Dolores Fernández.

                        
                         ¿Cómo?


   El hacha cayó feroz, cortando la vida.
  Sin pena, amontonó los restos debajo del alero. No le importaron los pájaros que clamaban asustados, ni el perro viejo que dormitaba a la sombra,
  Sí le preocupó, encontrar las palabras para explicarle  a la niña que ya no volaría aferrada al columpio.
 ¿Como decirle? Que un árbol, además de cobijar nidos y prestar alas para alcanzar el cielo, puede calentar el invierno de los pobres.
                                                                                                  
                                               Dolores Fernández.

                           Positivo.

   Resultado; Positivo.
 
 Según como se mire. Puede ser el final. Adiós  planes, proyectos.
 Adiós.
  De lo contrario, puede ser un canto a la vida .La respuesta a una plegaria, la  esencia de un sueño.
  Las baldosas desparejas no permiten que apure mis pasos. En el bolsillo se humedecen las ocho letras que marcan un destino, dos, tres. Positivo.
  En los próximos días, semanas, meses. ¿Como será mi vida?
 Quizá tu abrazo me exorcice y borre los signos que naufragan en mi puño. 
 Tal vez viva en minutos el resto de mi historia.
 Quizá deba abrir los ojos al cruzar la  barrera.
               

                                                             Dolores Fernández.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Gracias por acompañar mis paso,s en esta isla de sueños

Unas veces me siento/ como pobre colina/ y otras como montaña de cumbres repetidas/ unas veces me siento /como un acantilado /y otras como un cielo /azul pero lejano...

De :Mario Benedetti

Follow by Email